Seleccionar página

Mi hijo tiene los dientes torcidos y grandes

Dra. Lina Paola Ramirez

 Solicitar una Cita

La famosa edad del patito feo

Esta es una de las principales razones por las cuales los padres consultan. El aspecto de los dientes ser ha convertido en una razón importante por la cual los padres buscan ayuda. Y es verdad; la gran mayoría de niños cuando empiezan a mudar, empiezan a revelar algunos problemas en su dentadura.

Empecemos por saber que la edad promedio en que los niños empiezan a mudar sus dientes es entre los 6 y 7 años, en ese momento se empiezan a perder algunos dientes y empiezan a salir nuevas muelitas. En la gran mayoría de casos, los papas muestran gran preocupación por que los dientes no les caben en la boca y literalmente es asi.

¿Pero porque ocurre esto?

Con el cambio de alimentación y dieta los niños de hoy presentan muchas alteraciones no solo en su salud general, si no en su cavidad bucal. Nuestros ancestros tenían una alimentación mucho más natural, los alimentos no se comían altamente procesados y se ingerían en su forma más natural. Hoy en día si te ponen a pensar, la mayoría de los alimentos vienen procesados, es decir que ya han pasado por varios procesos desde que se recolectan, hasta que llegan a tu cocina. Así pues, la dieta ahora es una dieta no solo rica en azucares y grasas sino muy blanda y poco fibrosa. A los niños hoy día les cuesta masticar o para decirlo mejor les da pereza masticar, porque desde la alimentación con biberón, los hemos acostumbrado a usar muy poco su cavidad oral. Los papas y abuelos suelen darles alimentos triturados, licuados o en papilla, porque esto supuestamente facilita que el niño coma y en parte es asi, porque ya se acostumbraron o no hacer ningún esfuerzo por masticar.

Esta serie de conductas alimenticias han hecho que cada vez la boca de los niños sea más pequeña, es decir que ya los dientes nuevos que tienen un tamaño mucho más grande que los de leche, no caben en esas pequeñas bocas. Por esta razón, encuentras que los dientes de leche empiezan a salir por detrás de los dientes de leche, o salen torcidos o no salen y ni hablar de los colmillos o caninos, que generalmente salen “montados” porque no encuentran espacio para salir.

Este tipo de problemas generalmente están acompañados con problemas en el crecimiento de los maxilares, lo que genera que, en esta edad, muchos niños se consideren en la edad del “patito feo”.

¿Entonces que debo hacer?

Primero que todo es muy importante entender que el crecimiento y desarrollo de los dientes y huesos, esta supremamente ligado a la alimentación y esta se debe dar de manera correcta desde que estamos lactando. Un bebe que se alimenta correctamente por medio de la lactancia tendrá un mejor desarrollo de sus hueso y músculos faciales y por lo tanto de sus dientes.

Cuando inicien la alimentación complementaria empieza a introducir alimentos de consistencia dura y fibrosa, para esto es importante asistir a una consultoría con tu odontopediatra desde que estas en embarazo para que junto con un equipo de apoyo te guíen en la mejor forma de alimentar a tu bebe.

Acude periódicamente a consulta y de esta forma encontraremos la manera de intervenir incluso sin aparatos o retenedores para ayudar a tu niño en este proceso.

Por último, la intervención con ortopedia maxilar y ortodoncia interceptaba desde que se detecte el problema ayudara de manera considerable a mejorar los espacios y a corregir la posición de los dientes de tus niños. No dudes en iniciar en cuanto el problema sea detectado y no esperes a que el niño mude todos sus dientes, como muchas veces las personas e incluso algunos odontólogos te lo pueden hacer creer.

La intervención temprana, evitara la extracción de dientes permanentes, mejorara la función y la estética de la boca de tu niño y mejorara considerablemente su autoestima.

Hoy en día existen muchas herramientas y tipos de tratamiento, junto con tu Odontopediatra establezcan el mejor momento de intervenir y recuerda que ningún esfuerzo es pequeño, cuando se trata de ayudar a nuestros hijos a sonreír.

 

Dra. Lina Ramirez